La compra pública tradicional está en un momento de cambio sustancial. La compra pública de innovación para satisfacer problemas a los que no existe una solución comercializada e incorporar mejoras técnicas importantes es la nueva tendencia.

Hasta ahora eran los operadores económicos los que determinaban cuál era la solución a las necesidades que la gestión pública ofrece. Ahora el nuevo modelo pone a los operadores económicos en agentes activos que colaboran en la definición de las soluciones para los problemas actuales.

La innovación consiste en encontrar nuevas y mejores maneras de hacer las cosas.

Innovación significa desarrollar un producto, servicio o proceso nuevo, o significativamente mejorado, incluyendo –con carácter no limitativo- los procesos de producción o construcción, un nuevo método de comercialización, o una nueva forma de organización de las prácticas empresariales, con el objetivo de solucionar retos sociales.

La compra pública de innovación pretende salvar el vacío existente entre los procesos y la tecnología de vanguardia y los clientes o usuarios del sector público que pueden beneficiarse de ellos. El riesgo, los costes, la colaboración y el compartir los beneficios son todos elementos importantes en una compra pública de innovación.

A continuación os dejo el link a mi artículo en la revista chilena licitando acerca de la compra pública de innovación, deseando sea de vuestro interés.

Pincha aquí para acceder al artículo completo

Compartir



Deja un comentario