ProcurCompEU. Marco Europeo de Competencias para profesionales de la contratación pública trae un cambio ineludible en la formación de los compradores públicos

Durante mucho tiempo se ha puesto el foco en la gestión de procedimientos de contratación. La reducción de la burocracia en esta actividad ha girado en torno a reformular trámites (por ejemplo: Procedimiento Simplificado, Negociado sin publicidad, Expediente de urgencia…).

Ahora más que nunca, con lo costoso de cada procedimiento de contratación financiado con fondos Next Generation, o con las tensiones en las adjudicaciones (oferta más barata vs mejor oferta, anormalidad, tensión precio vs aspectos sociales y ambientales, medios vs resultados, contratación vs competencia…) es necesario replantearse si las competencias utilizadas son las correctas.

 

La Unión Europea planteó la necesidad de reformular la profesionalización y los programas formativos en contratación pública.

 

De tal forma que ha formulado el Marco Europeo de Competencias para los profesionales de la contratación pública

 
Se parte de tres herramientas:

la definición de competencias para diferentes roles del proceso de compra

una herramienta de Autoevaluación

la configuración de programas formativos para cada competencia.

Planteó 30 competencias que distribuyó no sólo en el ciclo de vida de los contratos (previas y posteriores a la adjudicación), sino también en competencias genéricas (personales, rendimiento, personas)

Fuente: Procurcomp Eu
Fuente: Procurcomp Eu

Cada una de esas competencias tiene a su vez una serie de descripciones de competencias y descripciones de niveles de competencia (Básico, Intermedio, Avanzado y Experto).

 

No solo eso. Ha incluido una descripción de niveles y competencias en relación con el puesto de trabajo que debieran desempeñar.

Fuente: Procurcomp Eu

Asimismo, la Comisión ha generado una herramienta encuesta de Autoevaluación que creo realmente interesante mencionar porque puede mostrar de forma objetiva dónde estamos y dónde es necesario poner el acento en la profesionalización en cada persona, en cada organización.

 

En definitiva, es un mecanismo objetivo para el autoconocimiento de las fortalezas y debilidades propias, pero también para la evaluación de qué personas pueden desarrollar cada labor implicada en el proceso de compra pública.

 

Es vital conocer si las competencias actuales de cada persona cumplen con el objetivo, lo supera o no lo alcanza.

 

A veces no se encuentra tiempo para formarse pero si el resultado no es favorable en todas las áreas necesarias hay que tomar medidas y ponernos manos a la obra.

Y si ... ¿te animas a realizar la Autoevaluación?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.